martes, 4 de febrero de 2014

Márkaris, un cronista excepcional


El escritor griego describe la sociedad de su tiempo, la crisis, y ajusta cuentas con el pasado en Pan, educación y libertad, la tercera novela de su "Trilogía de la crisis", y la más dura.





Petros Márkaris, en la librería Negra y Criminal. /ANA PORTNOY

 (Rosa Mora)

Petros Márkaris (Estambul, 1937) pertenece a la escuela mediterránea, la de Manuel Vázquez Montalbán, de  Andrea Camilleri o del malogrado Jean-Claude Izzo, autor de la estupenda "Trilogía de Marsella". Los cuatro retratan su época y utilizan el género negro para hacer crítica política y social. Pepe Carvalho, Salvo Montalbano y Fabio Montale, el policía de Izzo (los apellidos de Montalbano y de Montale no son gratuitos), disfrutan de los placeres de la vida y los tres son gourmets. El comisario Kostas Jaritos no le anda a la zaga. Se pirra por los tomates rellenos que le hace su mujer, Adrianí, una excelente cocinera.

Lo mejor del comisario Jaritos es que es un tipo absolutamente normal. En Pan, educación y libertad, la última novela de la "Trilogía de la crisis" (Con el agua al cuello y Liquidación final) lo pasa muy mal. Grecia vuelve al dracma en 2014, el Gobierno suspende pagos y el policía, como todos los funcionarios, incluido su yerno, Fanis, que trabaja en un hospital público, se queda sin sueldo. Es Adrianí quien salva a la familia recorriendo todos los mercados en busca de los mejores productos y más baratos y organizando un rancho familiar.

Márkaris describe la sociedad de su tiempo desde una mirada crítica y de izquierdas desde su primera novela, Noticias de la noche (1995). En la trilogía esta mirada es más evidente que nunca y la más dura es Pan, educación y libertad. Un importante constructor que sacó buena tajada de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 aparece asesinado. Luego, un prestigioso académico y, poco después, un líder sindical. Los tres pertenecían a la llamada Generación de la Politécnica, la que en 1973 se enfrentó a la dictadura militar y contribuyó a derribarla. “Pan, educación, libertad” era su consigna.

Esta excursión al pasado es uno de los temas más interesantes de la novela: cómo aquellos que lucharon por la democracia acabaron trapicheando, consiguiendo poder y beneficiándose de forma ilegal económicamente. En muchos aspectos recuerda algunos resultados de la Transición española. Grecia como España no quiere recordar los aspectos más sombríos de su pasado reciente.

Otra de las bondades importantes de Pan, educación, libertad es su apego a la realidad más inmediata. Por ejemplo, vemos en acción al partido ultraderechista neonazi Alba Dorada y lo seguiremos viendo en Créditos,  novela en la que Márkaris ya está trabajando y que considera un epílogo de la trilogía. En otras palabras, será una tetralogía sobre la crisis. Bienvenida sea, porque el escritor griego es un cronista excepcional y ha logrado conectar, con sus historias negras, con ciudadanos de países afectados por la crisis que ven cómo se difumina el Estado de Bienestar por el que tanto lucharon.

Pan, educación, libertad / Pa, educació, llibertat
Petros Márkaris
Tusquets
Traducción de Ersi Marina Samará Spiliotopulu
256 páginas. 17,99 euros


No hay comentarios:

Publicar un comentario