Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2014

CONVERSACIÓN: INGRID NOLL

Imagen
(L.N.) -¿Qué te atrae de las novelas de Ingrid Noll?
-(R.M.) -Lo que más me atrae es el contraste. Me gusta la novela negra dura y Noll, como dices en tu reseña, es un genial divertimento, que me hace reír sola.
-(L.N,) -¿Crees que es, como se ha dicho, Patricia Highsmith en forma de comedia?
-(R.M.) - Patricia Highsmith es más dura (y mejor). Sus personajes son maravillosamente amorales y te crea angustia porque te obliga a ponerte siempre de parte del malo. Ingrid Noll, con un humor negro pero amable, es una maestra en convertir seres teóricamente honrados en perfectos asesinos. Sabe retratar muy bien, en clave negra, el universo femenino.
-(L.N.) -¿Qué otro ejemplo se te ocurre de comedia negra?
-(R.M) -Solo se me ocurre un ejemplo de ese humor negro:  Higiene del asesino, una de las primeras novelas de Amélie Nothomb, curiosamente también publicada por Circe, antes de que la encumbrara Anagrama con novelas más intimistas. La historia va de un anciano, Prétextat Tach, premio Nobel …

Una dama letal

Imagen
(Lilian Neuman)
Las novelas de Ingrid Noll llevan años publicándose en España. Sin embargo, sus libros -todos editados por Circe- siguen siendo un placer -o un vicio- minoritario. La reseña de su última novela traducida es la excusa para que el lector caiga en la (corrosiva) trampa.
 La señora Ingrid Noll no parece que quiera hacer reír, sólo que con la quebradiza moralidad de sus personajes y la hilacha que le encanta señalar en casi todos ellos, con Noll la única salida es reír un poco, así a lo frívolo (y medio estúpido) en una tarde de sofá, como para hacer ver que se está disfrutado de una comedia que nada tiene que ver con nosotros. Hacer ver que esas miserias al desnudo no tienen que ver con uno, sino con una lejana y remota naturaleza humana de la que no se forma parte.  Asumiendo, entonces, por unos instantes, que quien escribe esta reseña es replicante o descendiente directo del más grande dinosaurio, que acaba de hallarse en Argentina, diré que Noll escribe fluidamente sobre…

La otra Sue Grafton

Imagen


(Rosa Mora)

Kinsey y yo, de la escritora norteamericana Sue Grafton, es una agradable sorpresa. No tanto por los relatos sobre su detective Kinsey Millhone, protagonista de la serie Alfabeto del crimen, que son excelentes, como por los 13 protagonizados por Kit Blue, una versión más joven de Millhone, que tienen un alto contenido autobiográfico. El libro incluye reflexiones de la escritora sobre el género negrocriminal, feliz denominación que han inventado Montse Clavé y Paco Camarasa de la librería de la Barceloneta.
Sue Grafton (Louisville, Kentucky, 1940) se sirve de Kit Blue para explicar los problemas que sufrió durante su infancia, adolescencia y primera juventud, un periodo “confuso y caótico” de su vida, como cuenta en la introducción. Hija de padres alcohólicos, tuvo que aprender a valerse por sí misma a partir de los cinco años. Su padre, C. W. Grafton, escritor a tiempo parcial de novelas policiacas, se tomaba dos chupitos de whisky antes de ir a trabajar. Su madre,Vivian H…