Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2014

Recuento de derrotas

Imagen
(Rosa Mora) Carlos Zanón regresa con Yo fui Johnny Thunders, una novela que lo consolida como uno de los narradores contemporáneos más interesantes.


 “Where is it now, the glory and the dream?”, la cita del gran poeta romántico inglés William Wordsworth, abre Yo fui Johnny Thunders, la nueva novela de Carlos Zanón. La abre y la resume. Esta es la historia de Francis, que nació en el barrio del Guinardó, en Barcelona, que se enamoró de Patti Smith, que se pasó la adolescencia masturbándose y escuchando música, que no quiso vivir la vida de sus padres, de sábados aburridos, programas de televisión y vacaciones en el camping y que se largó en busca de su sueño.
Lo logró en su modesta escala. Se convirtió en Mr. Frankie, fue guitarrista de rock y una noche compartió escenario con Johnny Thunders, miembro fundador de los New York Dolls. Tocó en conciertos, grabó discos. Casi a los cincuenta años, vuelve al barrio, a la casa de su padre, destrozado por las drogas, el alcohol y los fracasos. A…

El sabio vientre de la mujer

Imagen
(Lilian Neuman)

"Estamos hechos de una mujer y seguramente una mujer nos cerrará los ojos".
 Francisco González Ledesma en entrevista con Fernando Sánchez Dragó.



 Esta nouvelle es esencia del talante literario de González Ledesma. Publicada por primera vez hace poco más de diez años, la historia de un voluntarioso joven poeta y traductor salvado por una misteriosa mujer en la Barcelona de posguerra tiene, me atrevo a decir, alcance de leyenda, o de alegoría. El libro formaba parte de una colección ideada por la revista Interviú y es un acierto que la editorial Mennoscuarto lo haya recuperado.   
  Con el personaje de Montero, traductor y poeta perseguido por las fuerzas del orden -o por los triunfantes esbirros del régimen-, Francisco González Ledesma (Barcelona, 1927) descubre el velo de la indefensión, la de un hombre que puede ser salvado por una mujer, pero para que esto ocurra tiene que tener -hermosa imagen- los ojos vendados. No sabe en dónde está, y en parte ya no sabe q…